Sidebar

15
02. 2019

Holanda construyó cinco islas artificiales para salvar la biodiversidad

Internacional
Tipografia

El archipiélago fue creado con una innovadora técnica, tras la instalación de un dique que arruinó la vida silvestre de la zona .Sus resultados ya comenzaron a verse reflejados.

"Esto era un hervidero de peces antes", suspira el guardia forestal André Donker, con los gritos de las aves migratorias aún en mente y la mirada perdida en el oleaje gris y agitado del Markermeer, uno de los mayores lagos de agua dulce de Europa.

Otrora de gran interés ecológico, esta vasta extensión de agua de 700 kilómetros cuadrados del norte de Holanda, gracias a la cual se regula el nivel de la marea en el resto del país, ya no es más que una masa turbia desprovista de vida acuática. 

Por eso, se ha construido hace poco un archipiélago de cinco islotes, siguiendo una técnica innovadora, con un único fin: impulsar el ecosistema del lago. Es una de las "mayores operaciones de restauración de la naturaleza en Europa", subraya Donker.

El ecosistema de la zona quedó fuertemente alterado en las últimas décadas, tras la construcción de un dique que separa el lago del banco de agua vecino, el Ijsselmeer. Los sedimentos que anteriormente transportaban las corrientes empezaron a caer al fondo del lago, por lo que las aguas se volvieron turbias y disminuyeron las poblaciones de aves y peces, sobre las plantas y los moluscos. El lago Markemeer formaba parte del Zuiderzee, un brazo de mar salado del mar del Norte, construido en 1932.

Fuente: Infoabe