Sidebar

21
08. 2018

Tierra del Fuego resiste a la importación

EccoPlus
Tipografia

El polo electrónico se reactivó por el Mundial de Rusia. Además, el sector se prepara para captar nuevas inversiones, luego de dos años de amesetamiento. Tras la firma del plan de competitividad, bajaron los precios de los dispositivos electrónicos y esto está alentando mayores ventas.

Las empresas fueguinas, en tanto, fueron beneficiadas con la eliminación automática de los impuestos internos.

Pero el gobierno dejó en claro su estrategia: incrementar el nivel de compentencia en el mercado de la electrónica para así lograr bajar el precio de la "canasta tecnológica" y acortar la brecha respecto del mercado que en los últimos años fue tomado como referencia: Chile.

Ahora, a cuatro meses del acuerdo sectorial -que involucró a las compañías que producen marcas propias y bajo licencia, a la UOM y a los gobiernos nacional y provincial-, el presente de Tierra del Fuego luce más promisorio.  El pacto de competitividad, que bien podría ser rebautizado como el "Vaca Muerta fueguino", estableció la suspensión de paritarias por el término de 24 meses a partir de junio de 2018, además de una agenda de trabajo para avanzar con mejoras en temas como ausentismo, procesos logísticos y simplificación aduanera.

En un año complejo para el consumo en general, las empresas instaladas en el polo fueguino se distancian de otras ramas de actividad y ahora trabajan con una proyección más positiva, aun tras la baja paulatina de aranceles a los productos importados.

Por un lado, ayuda la cercanía del Mundial de Rusia, que está incentivando la producción nacional de televisores, especialmente los de mayor valor agregado y pulgadas –que mejoran la rentabilidad de la categoría.  En el primer bimestre del año salieron de las líneas de montaje más de 570.000 unidades LED, un 90% por encima del mismo lapso de 2017.

También, en el sector prevén un mayor despegue del mercado de equipos de aire acondicionado, que se había mantenido planchado en los últimos dos años.

Pero, más allá de estos rubros, la categoría que promete reactivar aun más al sector es la de teléfonos celulares, que estaría comenzando a incentivar una nueva corriente de inversiones.

Un eventual regreso y una novedad

El interés de Nokia y Xiaomi no responde a cuestiones aisladas. De hecho, en marzo, Tierra del Fuego pasó a ser una de las plazas en el mundo donde se fabrican los dispositivos de la marca Caterpillar, que apuntan al mercado "heavy duty", como la industria minera, petrolera y de la construcción.

Bullit, la licenciataria a nivel mundial de la línea de celulares "resistentes" Caterpillar, firmó un acuerdo con Telecomunicaciones Fueguinas (TelFu), que ya permitió la creación de 60 puestos de trabajo. Pero las operaciones de Nokia y de Xiaomi, de concretarse, serían de mayor impacto.

La primera de las firmas supo ser uno de los grandes símbolos de la telefonía celular a fines de los `90 cuando dominaba el mundo con su modelo 3310, conocido como el teléfono "ladrillo". Su presencia como líder global se extendió hasta 2012, antes de sucumbir.  

Nokia también fue un jugador fuerte en el mercado argentino, donde contaba con producción local, de la mano de la compañía IATEC, perteneciente al Grupo Mirgor.

2012 fue el último gran año para Nokia en Tierra del Fuego: llegó a producir 4,3 millones de unidades, todo un récord, lo que le valió el 32% de market share, redondeando una operación de casi u$s450 millones.