Sidebar

15
02. 2019

Cómo hacer una limpieza tecnológica

EccoData
Tipografia

Muchos de nosotros estamos buscando formas de simplificar nuestra vida al deshacernos de pertenencias que ya no queremos en casa, gracias al inicio de un nuevo año y después de ver la serie de Netflix ¡A ordenar con Marie Kondo!, en la que la gurú japonesa enseña cómo es mejor organizarse.

Pero ¿qué sucede con aquellas pertenencias y cosas de más que no están a primera vista?

Piensa en toda la porquería que guardamos en nuestros dispositivos digitales, como las miles de fotografías en nuestros teléfonos o la acumulación de archivos en los discos duros de nuestras computadoras: viejas presentaciones del trabajo, los recibos de gastos y las capturas de pantalla que no hemos abierto en años.

Además del desorden digital, el hardware contribuye a la acumulación de los objetos y basura que no causa alegría en nuestras vidas. Seguramente tú también tienes un cajón lleno de celulares viejos, cables enredados y audífonos que nunca se usan… y los cables que sí se usan, como cargadores regados por toda la casa, son antiestéticos.

¿Por qué somos tan malos para lidiar con la acumulación tecnológica? Cary Fortin, organizador profesional de la compañía New Minimalism, lo puso así: “No pensamos mucho en el costo de aferrarnos a las cosas, pero sí consideramos cuánto nos costaría deshacernos de ellas si algún día las necesitamos y ya no las tenemos”.

No temas. Soy un crítico tecnológico que pone a prueba decenas de dispositivos al año, por lo que todos los días debo lidiar con cantidades extraordinarias de productos tecnológicos y accesorios —en 2018, llevé a casa nueve celulares, dos tabletas, cuatro altavoces inteligentes y catorce baterías externas para reseñarlos— y después intentar organizarlos a mi alrededor.

Estas son mis recomendaciones para que tú puedas organizar tu tecnología física y digital, además de consejos por parte de organizadores profesionales.

Los principales culpables del desorden tecnológico en todos los hogares, según los organizadores profesionales, son los cargadores. Parte del problema es que generalmente necesitamos distintos tipos de cables para productos diferentes, como teléfonos inteligentes, baterías, cámaras y computadoras personales. Estos se acumulan y forman una maraña horrible.

Fuente: Infobae.